La felicidad, vista desde los pasos necesarios para alcanzarla

El deseo humano de alcanzar la felicidad es tan antiguo como su especie, y prueba de ello es que las ciencias que lo han acompañado a lo largo de su evolución han tratado de definir la distancia exacta que los separa. De esta manera, han sido muchos los filósofos, sociólogos o psicólogos que a lo largo de la historia han tratado de encontrar y medir el camino que conduce a la felicidad, dibujando distintas rutas para ello, pero ¿cuál es el verdadero camino que conduce a la felicidad?

Para la psicóloga María Jesús Álava Reyes, tres son los pasos o consejos a seguir si queremos alcanzar tan ansiada meta. Perdonarnos bien, querernos mejor y tomar las riendas de nuestra vida son los pasos que debemos seguir y que recoge en su libro «Las tres claves de la felicidad».

Por su parte, el doctor israelí Tal Ben-Shahar, experto en Psicología Positiva de la Universidad de Harvard, considera que son 6 los pasos a seguir si queremos alcanzar la felicidad.

El primer de ellos consistirá en perdonar nuestros fracasos. Debemos aceptar que podemos equivocarnos. El segundo será no dar lo bueno por hecho. Para ello debemos dejar de pensar que las cosas vienen dadas. El tercer paso consistirá en hacer deporte. Bastará con media hora al día para que nuestro cerebro segregue endorfinas, las hormonas de la felicidad. El siguiente paso consistirá en simplificar en el ocio y en el trabajo, identificando lo verdaderamente importante y centrándonos en ello. Como quinto paso, Ben-Shahar nos propone aprender a meditar para mejorar nuestra fortaleza interior y ser nosotros mismos bajo cualquier circunstancia. Por último, deberemos practicar la resiliencia, entendiéndose como la capacidad para recuperarse y salir reforzado tras enfrentarse a situaciones adversas, difíciles o traumáticas.

Asimismo, para la psicóloga australiana Belle Beth Cooper la felicidad se encuentra a siete pasos de distancia: dormir bien, pasar más tiempo con las personas que nos quieren, no encerrarse, ayudar a los demás, dedicar tiempo a viajar, no olvidarse de pensar y no perder el tiempo.

Pero entonces ¿cuántos pasos nos separan de la felicidad? Todo dependerá de la ubicación de cada uno. La construcción de una ruta que nos conduzca a tal ansiada meta debe ser un acto personal porque no todos estamos a la misma distancia. El camino será distinto para cada uno de nosotros, pero de lo que no cabe duda es que todos estos pasos pueden servirnos de herramientas para su construcción.

En definitiva, no existen mapas o itinerarios prefabricados para alcanzar la felicidad, pero sí muchas herramientas para que podamos construirlos de la forma más precisa posible. Todo dependerá de nosotros mismos.

Esta entrada fue publicada en Capital Humano y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.