Los robots ya pueden sentir

RobotsTus gestos, tus movimientos (c√≥mo te sientas, c√≥mo tecleas, c√≥mo utilizas el rat√≥n) o tus constantes vitales, como tu respiraci√≥n o tu ritmo cardiaco, te delatan. ¬ęVamos dejando pistas de nuestros estados emocionales por todas partes como si fueran migas de pan¬Ľ, asegura Javier Hern√°ndez, un investigador barcelon√©s del Instituto de Tecnolog√≠a de Massachusetts (MIT). ¬ęLa computaci√≥n afectiva se encarga de dar a las m√°quinas la inteligencia que necesitan para interpretar estas emociones y adaptarse a ellas en tiempo real¬Ľ.

Javier trabaja en el grupo de computaci√≥n afectiva del MIT MediaLab. All√≠ tienen claro que hay que conectar la tecnolog√≠a con las emociones. Su directora y fundadora, Rosalind Picard, es uno de los grandes referentes de esta rama de la inteligencia artificial. En 1997, Picard public√≥ el libro Affective Computing, que adem√°s de sentar las bases del t√©rmino, revolucion√≥ la concepci√≥n de la tecnolog√≠a. ¬ęEntonces se pensaba que para que una m√°quina fuera inteligente hab√≠a que quitarle las emociones, la parte que nos hace irracionales. Picard defend√≠a lo contrario: era necesario que las m√°quinas se comunicaran y pensasen como los humanos y que utilizasen las emociones para tomar decisiones¬Ľ, comenta Hern√°ndez.

Tega, un simp√°tico robot peludo que ayuda a los ni√Īos a aprender de forma personalizada, es uno de los √ļltimos ingenios que ha desarrollado este grupo. El dispositivo utiliza un software que opera desde un tel√©fono m√≥vil para interpretar las respuestas emocionales de los estudiantes a partir de sus expresiones faciales y les alienta y aconseja como un compa√Īero. Hern√°ndez colabora actualmente en varios proyectos de medici√≥n del estr√©s en el trabajo y la vida diaria. La idea es ayudar a prevenir el estr√©s cr√≥nico y minimizar sus efectos negativos combinando las √ļltimas tecnolog√≠as, como los m√≥viles, las c√°maras o los relojes inteligentes, con t√©cnicas milenarias, como la medicina tradicional china. Por ejemplo, han creado una aplicaci√≥n con las Google Glass que ayuda al usuario a relajarse con ejercicios de respiraci√≥n cuando detecta que est√° estresado.

Miles de utilidades

Las aplicaciones de esta tecnolog√≠a son infinitas.¬†¬ęLa computaci√≥n afectiva tiene un gran beneficio social: es fant√°stica para ayudar a las personas en √°mbitos que van desde la seguridad hasta la educaci√≥n o la salud¬Ľ, explica Fernando de la Torre, profesor del laboratorio Human Sensing y profesor en la Carnegie Mellon University. ¬ęUna c√°mara puede detectar si un conductor est√° cansado, evitar que se quede dormido al volante e incluso avisar a otros conductores de un comportamiento err√°tico. Un profesor de un curso online podr√≠a saber si a sus alumnos les interesa realmente lo que cuenta entendiendo sus expresiones faciales¬Ľ.

All√≠ han desarrollado, entre otras cosas, IntraFace, una aplicaci√≥n de reconocimiento facial para m√≥viles que se puede descargar gratuitamente, dispositivos m√©dicos que monitorizan el estado de salud de las personas y sistemas para desarrollar coches aut√≥nomos, un √°rea por la que ya est√°n apostando fuerte las principales compa√Ī√≠as de autom√≥viles.

El mundo de los negocios no es ajeno al potencial de esta tecnolog√≠a. Empresas como Emotient, Eyeris y Affectiva desarrollan sistemas de reconocimiento facial para analizar las reacciones de las personas a determinados contenidos.¬ĽInternet y una webcam es todo lo que hace falta para estudiar los gestos de la gente mientras ven anuncios, debates pol√≠ticos, programas de TV, avances de pel√≠culas… Sus reacciones espont√°neas permiten predecir el nivel de aceptaci√≥n, las posibilidades de que el contenido se comparta e incluso las intenciones de compra o de voto¬Ľ, asegura Daniel McDuff, director de investigaci√≥n en Affectiva.

Adfex, el software de reconocimiento facial de esta startup con sede en Massachusetts, ha analizado m√°s de dos millones de v√≠deos de personas de 80 pa√≠ses y ya puede leer una sonrisa mejor que la mayor√≠a de la gente. Cuanto mayor es su base de datos m√°s sabio es el programa. Compa√Ī√≠as como Unilever y Coca-Cola ya lo han utilizado para comprobar las reacciones de los consumidores a sus anuncios. La CBS tambi√©n lo emplea en su laboratorio de Las Vegas, Television City, para comprobar la reacci√≥n de los espectadores a sus nuevos programas.

En Espa√Īa el Teatreneu de Barcelona lo utiliz√≥ para implementar una aplicaci√≥n pionera en todo el mundo: Pay Per Laugh, una app que hace que el espectador pague seg√ļn lo que se r√≠a (con un m√°ximo por espect√°culo). Funciona as√≠: delante de cada butaca se coloca un iPad con un software que detecta la expresi√≥n facial que va contabilizando las risas. ¬ŅEl resultado? El teatro est√° m√°s lleno y el precio de las entradas se ha incrementado.

Affectiva trabaja actualmente con Oovoo, competidor de Skype, para desarrollar una aplicaci√≥n que podr√≠a revelar las emociones de las personas durante las v√≠deo llamadas. Recientemente ha creado una aplicaci√≥n para el videojuego Nevermind, de la compa√Ī√≠a Flying Mollusk, que permite analizar las expresiones faciales del usuario con una c√°mara y cambiar los objetivos y personajes de la partida en funci√≥n de c√≥mo se sienta el usuario.

Esta tecnolog√≠a plantea todo tipo de cuestiones relativas a la privacidad. ¬ŅY si una empresa utiliza el software para controlar a sus empleados? ¬ŅQu√© pasa si nuestras emociones se registran y nos empiezan a bombardear con contenidos que no deseamos? El peligro es que esta tecnolog√≠a revele nuestras emociones sin nuestro consentimiento. ¬ęLa computaci√≥n afectiva es emocionante y ofrece muchas aplicaciones con beneficio social, pero es importante que la tecnolog√≠a se desarrolle en el marco de una legislaci√≥n adecuada para que no se haga un mal uso de ella¬Ľ, asegura de la Torre.

Compa√Ī√≠as como Microsoft ya investigan aplicaciones relacionadas con la publicidad en televisi√≥n: anuncios que se emitir√≠an seg√ļn el estado de √°nimo del espectador y con un rango de precios para los anunciantes que variar√≠a en funci√≥n de cuanta gente haya en la sala. Otras, como Apple, desarrollan dispositivos como el Apple Watch, un reloj inteligente que mide tu ritmo cardiaco y tu actividad f√≠sica y conecta estos datos con tu ubicaci√≥n y aplicaciones para m√≥viles como Health que van en la misma direcci√≥n. ¬ŅSabr√° nuestro smartphone todo sobre nosotros?

La precisi√≥n del software para medir las emociones es otro de los debates en torno a esta industria. ¬ęA√ļn queda mucho por investigar en el campo del reconocimiento facial y, sobre todo hay que recalcar que en el campo m√©dico, la computaci√≥n afectiva no es una herramienta de diagn√≥stico pero s√≠ ayuda al doctor a sacar mejores conclusiones y a los usuarios a prevenir¬Ľ.

Fuente: El Mundo

Rosalind Picard es experta en Computación Afectiva del MIT, autora del libro Affective Computing y conferenciante Diserta

Esta entrada fue publicada en Ciencia y Futuro y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios est√°n cerrados.